La Boda de Manolo y Beli, una boda diferente.

portada blog

¿Qué mejor que una foto de estas dos peques saltando para comenzar esta entrada? Define la boda, una boda de “locos”.

Hace poco tuvimos la suerte de estar en uno de esos acontecimientos que a todos nos gusta, una boda y de las diferentes. No era una boda al uso, era una boda pequeña, donde el novio recoge a la novia en su casa con sus dos pequeñas, donde los 4 van en el coche que utilizan a diario a la boda, donde todos ven a la novia antes del enlace y donde todos, hasta nosotros, disfrutamos en ella. Una boda diferente.

Beli y Manolo-120

De un estilo informal, la boda empezaba con las caras de las pequeñas al ver a su madre como a todas les gustaría vestirse, vestida de blanco, como su particular princesa. Celia y Andrea, las peques, empezaban a disfrutar de una tarde-noche que no se le olvidará jamás, y de ello se encargarían sus padres, entregados a ellas y haciendo a las dos partícipes de un momento tan importante en la vida de los cuatro.

Beli y Manolo-120-4

Beli y Manolo-120-37

Beli y Manolo-120-4

Un poco justos, pero llegamos al lugar donde se casaban. Momentos “diferentes” en una boda ver a la novia saludar a los asistentes antes de la ceremonia, pero nos encanta. Se producen momentos bonitos con las peques, los saludos a todos los asistentes, risas entre ellos y gestos de cariño entre los padres de los novios. Momentos de disfrute para todos. Nosotros nos camuflábamos entre la gente y cazábamos expresiones divertidas y entrañables.

La ceremonia transcurrió con normalidad, las niñas se encargaron de llevar los anillos por sorpresa para ellas y al ser civil se tardo poco. Momentos clásicos de los anillos, beso y firma. Pero lo bueno empezaba ahora.

Beli y Manolo-120-34

Antes de ir al convite nos dimos un paseo por el centro para realizar algunas fotos a la pareja con las dos peques, pero claro, la novia tiene que retocarse… ¿qué mejor que retocarse los labios utilizando el móvil como espejo? 😉

Beli y Manolo-120-32

Al igual que la boda, especial fue el clásico lanzamiento del ramo. Diferente porque la madre le tira el ramo a las niñas… y ¿Cuál es la reacción de las peques? Aquí la secuencia… Diversión a raudales.

ramo

Empezamos el paseo de la familia donde nos divertimos mucho. Las peques cogían confianza con nosotros y no paraban de hablar y de esconderse de la cámara… pero nosotros seguíamos a lo nuestro, a coger momentos únicos de esta familia que se paseaba por el centro de Sevilla.

Beli y Manolo-120-14

Al llegar a la pared del Alcázar le propusimos a la novia y a las peques un juego, jugar a modelos. Y la verdad que, como vemos, hay buena cantera en esta familia ¿eh? Andrea y Celia acabarán cogiéndole el gusto a la cámara, ¡ya véreis!

secuencia niñas

La boda empezaba ahora, después del paseo, porque esta boda como he dicho ahora no es una boda al uso, era una boda diferente. El convite se realizaba en un Bar también “diferente”. El bar tiene arriba una zona apartada arriba y ahí se organizó la cena. Gran organización de la gente de Charlotte Nervión que lo hicieron todo perfecto, tanto para los novios como para trabajar (nos pusieron bien de comer, cosa importante jaja). Ahí volvió nuestra vena “documental” y nos dedicamos a sacar expresiones y gestos pero no nos tuvimos que esforzar, las peques se encargaban de eso rápidamente… La mayor tomó la palabra e hizo que nos echáramos unas risas con un discurso improvisado utilizando como atril una escalera, una estampa que define muy bien esta boda, totalmente personalizada, ¡fuera formalismos!

Beli y Manolo-120-35

También hubo momentos para el romanticismo y para el amor. Besos y un baile romántico hizo que el ambiente se hiciera algo más “hot” y consiguiéramos escenas que hablan por sí solas.

Beli y Manolo-120-29

Beli y Manolo-120-6

Beli y Manolo-120-36

Beli y Manolo-120-25

En definitiva, una gran boda donde nos lo pasamos genial y acabamos con grandes fotografías de una boda diferente, una boda totalmente personalizada donde Manolo y Beli disfrutaron a “su” manera de su boda organizada por y para ellos. Una boda donde desde el primer minuto en casa de ellos esperando a que bajara la novia hasta el momento de irnos disfrutamos detrás de la cámara de forma omnipresente de un día que, aunque no hiciera falta ya que las dos peques es la mayor prueba de amor posible, les une a Manolo y Beli para siempre y seguramente tanto las peques como ellos no olvidarán jamás, al igual que nosotros, ya que nos sentimos especial poder retratar esta boda tan integrados en ella.

Gracias por hacernos partícipes de vuestro momento y de dejarnos disfrutar como a unos invitados más. Os deseamos la mayor suerte del mundo.

¡Un beso y gracias!

16-10-2015

One comment

  1. Me ha parecido genial komo dice Violeta, que me ? K con kien te casabas si con otro. Todo muy bonitoy como tu lo habias previsto. Ha parte de reportera en nuestros pequeños eventos ya te tenemos como organizadora de bodas, anotada ya en mi agenda. Ke todo os salga tan bien como esta boda. Y dar tambien un aplauso a esos fotografos que tambien lo han hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *