Esperanza Macarena en su basílica

Pensamiento interior, nudo en la garganta y cruzar una puerta y estás tú.

La que ríe y llora a la vez, la que derrama lágrimas durante todas las noches de jueves santo.  Esa misma que habla cada día con miles de devotos que te visitan, ya sea para hacerte una foto o para escuchar sus plegarias. Nadie falla en su cita en tu basílica. 

Macarena Oct 2015-2

Esa misma la cuál desgarra corazones de todo el que la mira, de todos los que le rezan. 

Imponente imagen en su basílica, rodeada de sus fieles. Esa abuela que va diariamente a verla, esa persona que pasa por allí y hay algo que le dice “entra a verla…”, ese trabajador que antes de ir al trabajo entra a hacerle la visita diaria, ese turista llevado allí después de escuchar hablar de ella como cita imprescindible a pesar de venir de cruzar el charco o la misma persona de la tienda, todos atraídos por ella para que no esté sola, para seguir repartiendo esperanza a todo el que entra. 

¿Tonterías? Para mucha gente no. Para mucha gente se convierte en ese clavo ardiendo al que aferrarse en momentos de dificultad, esa ESPERANZA en momentos desesperados, en esa CONEXIÓN con tu mismo que te guía por los caminos que marcan tu vida, ese CORAZÓN que se desboca cuando la ve con los primeros rayos de la mañana, ese NO SE QUÉ que está ahí dentro y que consigue que no puedas pasar sin verla al pasar por su puerta, porque ELLA está siempre ahí para el que la quiere tener cerca.

Macarena Oct 2015-1

Como dijo Antonio Rodríguez Buzón, como tú ninguna. 

Y a su lado, atado y escuchando su sentencia junto con plumas de azahar que brotan como si de un río se tratase, como otro admirador de ella, está ÉL.

Macarena Oct 2015-3

Eclipsado para muchos por la señora, el Señor de la Sentencia espera en su altar antes de que nos marchemos para hablar con él y que se cumpla con ese deseo de esperanza al que nos aferramos, no sin lucha, por conseguir nuestros objetivos y poder superar todos los obstáculos que a veces esta vida nos pone por delante.

Pasar puede pasar el tiempo que quiera pero este sitio seguirá siendo especial para los que sentimos este lugar como nuestro porque se hallan algunos de nuestros mayores tesoros interiores que podamos tener, nuestras creencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *