Día 23

Después de la tempestad, llega la calma… y esa llegará en el quinto pino. 

Ilusiones, trabajo y muchas horas de pensamientos locos propios para celebrar mi cumpleaños lo mejor posible… a pesar de muchas circunstancias, claro está.