Día 24

Día de equipaje, día de prisas, día de lista y de tachaduras.

Es día de hacer la maleta, una maleta cargada de ilusiones y sobre todo de preparar la cabeza para desconectar del mundo real y conectar en un mundo imaginario donde la ilusión, los sentimientos y las ganas de pasarlo bien son el mejor cargamento para disfrutar de una experiencia que seguro que será única.